Un gas usado en las plantas de energía renovable tiene un efecto invernadero mucho mayor que el CO2